Capítulo Quinto: El primer mail (Persiguiendo a la “V” de vivienda)

Flipamos en la primera sentada, resistimos en la segunda, insistimos en la tercera, paseamos en la cuarta... Queríamos publicar un librito, pero las movilizaciones todavía están vivas, muy vivas. No podemos cerrar lo que nos supera. El librito se ha roto. Ahí va el quinto post.


Capítulo quinto: el primer mail

     Mucho se ha especulado sobre quién mandó el primer SMS con la convocatoria del 13 de Marzo del 2004. De Rubalcaba al ciudadano anónimo, según a quién se pregunte las respuestas suelen ser de lo más dispares y a menudo expresan las filias y las fobias del interrogado.
    Desde entonces, son numerosas las convocatorias que, con mayor o menor éxito, se han difundido por Internet, siendo normalmente imposible determinar el emisor inicial, ni por supuesto conversar con él, y la autoría no suele siquiera sufrir intentos de ser suplantada. Sin embargo, a raíz de la discusión que produjo el mensaje de convocatoria a una manifestación por la vivienda el 23 de Diciembre de 2006 en el foro abierto de VdeVivienda en la que se cuestionaba la convocatoria tachándola de ilegítima, uno de los participantes afirmó ser amigo de la persona que había enviado el mensaje inicial del 14 de Mayo así como el del 23 de Diciembre. A través de él contactamos con la persona en cuestión (a la que llamaremos Juan) y nos pareció interesante hacerle una entrevista, siempre teniendo en cuenta que, como dice él mismo al inicio de la misma:
    "[...]esto es un movimiento que podría haber iniciado cualquiera, todo el mundo estaba a punto de explotar, ese mensaje sólo fue acercar una cerilla a toda esa gente, y repito, fue gracias a todos los que lo difundieron.[...] No quise decir en el foro que era yo por varias razones, una era que pensaban que era un troll y que mentía, otra que no importa quien inició esto porque todos somos uno [...]"
    Descubrir, por tanto, el auténtico origen de esta nueva forma de movimiento por la vivienda pasaría seguramente por realizar algunas miles de entrevistas: a los que creyeron en la posibilidad de salir a la calle sin permisos ni partidos, a los que promocionaron la convocatoria y a los que acudieron a ella, a los que introdujeron su propia ciudad en los diferentes reenvíos y a los que la pasaron de Internet a SMS, a los que discutieron en los variados foros y a todos los que están hasta las narices del problema de la vivienda (lo vean como la punta del iceberg o como un problema aislado y descabalado que les sabotea sus vidas). En definitiva, a todos los que crearon una nueva forma de crear consensos y espacios comunes para la protesta a la que le queda todavía mucho por explorar.    
    Otorgar  veracidad o no a esta entrevista-relato queda en manos del lector, si desde aquí se ha realizado es porque como grupo sí que se la damos. Estas son sus respuestas a algunas de las preguntas que teníamos en mente:

 (Más)