Martes, Junio 20, 2006

El espai alliberat per la cultura ha vuleto a la carga!!!

Tras el Teatro Arnau, lo prometimos y lo hemos cumplido.

El viernes 16 y el sábado 17 de junio hemos atacado con una nueva carga de programación. Estos días se ha vuelto a romper la lógica actor-espectador, espectáculo-consumo, mezclándonos entre talleres, música, vídeos, información, poesía, cabaret, cine, Le hemos arrancado al olvido otra historia y otra geografía, otra calle y otro cuerpo.

Una nave espacial está girando sobre Barcelona…y acaba de aterrizar en una antigua discoteca en el barrio de Sants (Barcelona)


Si el dinero invertido tienen un valor, nuestra vida no tiene precio. Estamos contra el apartheid económico, social y cultural.

Nos encontramos en medio de signos de una verdadera guerra preventiva contra la expresión. Contra la libertad de expresión y la circulación libre de la información. Son las marcas que hacen de la misma calle un mediano de expresión controlado. Autopistas de pago y consumo con acceso directo a los hogares para todos los formatos de la imbecilización. Pero la vida no es un concurso dónde al final nos preguntarán fechas o ríos de África. Nuestra vida se escapa de la cultura enlatada bajo la marca de la SGAE.

[más información aquí]

Mantenemos cinco razones por continuar abriendo Espacios Liberados por la Cultura:

1> Porque la imagen cultural es uno de los motores económicos que pone a la venta las ciudades en el mercado global como un gran escenario dónde los actores somos todos y ninguno de nosotros cobramos.

2> Porque en nombre de esta cultura de marca y a golpe de ordenanzas cívicas de excepción, se quiere acabar con los espacios culturales críticos, autónomos, experimentales o disidentes.

3> Porque con esta cultura, y de la mano de la especulación urbanística, se planifican desde los despachos zonas metropolitanas de interés cultural y se “revalorizanlos barrios del centro de la ciudad a partir de la instalación de araónicos museos y centros de cultura institucional, y en los otros barrios a partir de la instalación de centros comerciales disfrazados de espacios culturales.

4> Porque los profesionales de la cultura trabajamos en precario bajosubcontratas, ett´s y otras formas de intermitencia mal pagada, para grandes productoras y museos públicos y privados.

5> Porque los intermediarios de este gran negocio cultural se enriquecen en aras de la protección de los derechos de autor cuando en realidad lo último que protegen son a los creadores.



Añadir comentario

Añadir comentario
 authimage