Autoengaño

Hace tiempo vi en redes una entrevista con Robert Trivers , en ella habló sobre el autoengaño, un tema digno de Mi primera colonia :) El autoengaño es el acto por el cual nos convencemos de que algo, que en un principio pensamos que es mentira, es verdad.

Trivers planteaba que el autoengaño era una adaptación evolutiva cuyo aspecto positivo era el ahorro de energía. El gasto necesario para mantener engañados a los demás es demasiado grande, con lo cual resta energía para el desarrollo de otras habilidades, etc.

Dentro del marco de la psicología evolutiva a mi se me ocurrió otra idea, con la misma conclusión: el autoengaño restablece el equilibrio de un estado mental agitado, con lo que produce un ahorro de energía, etc.

Ambas son explicativas, tanto desde el punto de vista evolutivo, ahorro de energía, como desde el acto individual que produce beneficio: en la primera idea, mentir mejor, en la segunda idea, adquirir estabilidad emocional.

A mi ambas me parecen razonables. Esto huele a rebajamiento de aceras: primero se diseñan para las sillas de ruedas y luego se potencian por los diversos beneficios que traen. ¿Y en el autoengaño, quién fue primero? Seguramente la que mayor carga de necesidad y beneficio tuviera. Probablemente la segunda idea, el estado mental es algo con lo que siempre vivimos, las situaciones de engaño a otro son más puntuales.

Quedaba abonado el terreno para las religiones y las idelogías, grandes autoengaños para evitar el debate interior.


Los liberales

Mis liberales, como mis heterodoxos, recorren todos los recovecos de las corrientes de pensamiento, son como fantasmas que aparecen y desaparecen a lo largo de las épocas y las hacen más bonitas.

Este país no es liberal, liberal entendido como el reconocimiento de derechos fundamentales y la firme intención de aplicarlos siempre a todos por igual.

La gente que posibilitó una guerra civil y el franquismo, que no se avergonzó ante el GAL y construye naciones de compatriotas, no de ciudadanos, esa gente no es liberal.

Liberalismo no es relativismo, pero tener la certeza de que nos equivocamos mucho es lo que empieza a formar un carácter liberal, no se trata de santos sino de gente realmente inteligente.

De mayor quiero ser liberal :)

Los heterodoxos

Menéndez Pelayo hizo algo bien: el título de su libro Historia de los heterodoxos españoles. Me encanta ese título, evoca grandes personlidades o personajes. El título es mejor que el libro, precisamente porque la idea de heterodoxo que maneja el autor es corta: los que cambian de religión o se quedan sin ella, un bluf.

Mi heterodoxo es un librepensador dentro de un grupo que piensa igual. Está en ese grupo porque hay cosas que le atraen de él y comparte cosas con él, no es un anacoreta, está situado. Está en la ciencia o en la política, está en el arte, en las diversas corrientes que puedan discurrir por estas disciplinas.

El heterodoxo siempre mira fuera del grupo y hace continuos ejercicios de autocrítica, cuando alcanza una certeza se enfrenta a la idea común para falsarla o validarla. No suele ser querido porque los grupos tienen la inercia de la tranquilidad o la estabilidad.

La historia de los heterodoxos sería una bellísima obra para no contentar a nadie :)

Las leyes de educación

Ahora toca otra, las sacan como churros, como son tan baratas... Se dedican a barajar las asignaturas y a dar las cartas otra vez.

El resto de la gestión de un ministerio de educación costaría dinero: mejorar instalaciones, menos niños por aula, colegios más cercanos, educación bilingüe, actividades fuera del centro, personal adjunto a los profesores... Eso no es gratis.

Pero ya que os ponéis, ¡cambiad las asignaturas! Parece mentira que un niño o un joven tenga que pasarse 8 o 10 años de su vida estudiando historia de la literatura. Qué desperdicio de esfuerzo. ¿Cuándo se van a dar cuenta de que las materias de estudio forman parte del mundo? Si quieres que se estudie literatura, mézclala con la cultura a la que pertenece: historia de la cultura, ahí tienes algo que puedes ofrecer durante años. Historia de las ideas, hasta la controvertida religión podrías meter, junto a filosofía y política, todas son ideas.

Son ejemplos, es evidente que los contenidos están anclados en la escolástica, sin relación entre si. Para cambiar eso sí haría yo una ley de educación, y costaría dinero, claro.