Logotipo de la Asamblea contra el TAVLa Acampada contra el TAV se realizará del 21 al 30 de julio en Urbina para oponerse al inicio de las obras

La Asamblea Contra el Tren de Alta Velocidad (TAV) llama a participar en la manifestación convocada el sábado 10 de junio en Donostia por la coordinadora opositora al TAV AHT GELDITU! para rechazar la imposición de la "Y vasca" y exigir la paralización de este proyecto de elevado impacto ecológico y social.Conscientes de que el futuro de la lucha contra el TAV se juega mucho en los próximos meses, hacemos un llamamiento a reunir el mayor número de gente posible en esta movilización que partirá a las 17'30h desde el estadio de Anoeta. Asimismo anunciamos que la Acampada contra el TAV organizada anualmente por la Asamblea se realizará del 21 al 30 de julio en Urbina (localidad de Araba próxima a Legutiano) para oponerse al inminente inicio de las obras y fomentar la autoorganización y la coordinación de la lucha, creando un lugar de encuentro que aunará actividades de debate crítico y de resistencia. Creemos que es urgente debatir sobre los nuevos tipos de lucha que hemos de inventar para mantener el pulso en la confrontación de fuerzas pero también de ideas. Nos dirigimos por ello a todas las personas y colectivos comprometidos en transformar la actual sociedad destructiva y explotadora con el fin de fortalecer y extender el movimiento de oposición al TAV a toda la geografía vasca, para poder hacer frente a la imposición de este proyecto ampliamente contestado debido al enorme impacto ecológico y a la fortísima incidencia que supone en el propio modelo de sociedad.

"Es tiempo de ejecutar y dejar atrás los debates", declaraba la consejera de Transportes tras la firma del pacto sobre el TAV suscrito con el Gobierno español para repartirse el gran negocio de la obra. Detrás de este espaldarazo a la "Y vasca" está el negocio del hormigón, pero igualmente presenta indudables connotaciones políticas, que se traducen en que "el pacto sobre el TAV ha reforzado los sectores más pactistas del nacionalismo vasco". ". En efecto, los 4.200 millones de euros del coste de la obra correrán integramente a cargo de los Presupuestos Generales del Estado.

El proyecto se ha quedado al parecer sin fondos europeos. De ahí que la financiación que el Gobierno Vasco se dispone a adelantar para acelerar la ejecución del tramo gipuzkoano también será sufragada en última instancia por el Ministerio de Fomento, siendo los gastos descontados del Cupo. En estas condiciones, la financiación del TAV constituye para el Estado un instrumento insustituible de control político sobre el Gobierno Vasco. En contrapartida, el Ministerio de Fomento cuenta con la colaboración del Gobierno autonómico para que movilice "el mayor grado de consenso posible" mediante el control de la "información" y de los ayuntamientos. A este respecto advertía el editorialista de "El Diario Vasco": "La gestión de la obra no será del todo pacífica. Afecta a intereses particulares y grupales, y tiene un notable impacto ambiental. Los dos gobiernos deberán esmerarse en gestionar con acierto los conflictos de todo tipo a los que aquellos darán pie. Les serán imprescindibles para ello tanto la colaboración municipal como una eficaz política de comunicación. La población deberá entender que en este proyecto está en juego el interés general de la comunidad".

Asi que se avecinan tiempos duros, que lo serán aún más si no actuamos para hacer frente a la imposición y desmontar la retórica y propaganda que se nos intenta vender desde el Gobierno Vasco. El Departamento de Transportes ya ha adjudicado nuevos contratos valorados en 600.000 euros para la compra de más espacios publicitarios en prensa, radio y televisión y la realización de "estudios de aportación a la sostenibilidad" . Queda pués la tarea de construir una oposición que se oponga. Entendemos que para ello es preciso unir fuerzas e impulsar un movimiento amplio y plural en la lucha por la paralización del TAV, lo cual no es obstáculo para que mantengamos una comunicación crítica hacia los planteamientos de la Red por un Tren Social, porque a nuestro entender evita el debate fundamental que se debe plantear sobre el modelo social al que responde el TAV. Sostenemos que lo profundo de la lucha contra el TAV reside en adscribirse a un planteamiento crítico y radical del capitalismo. El mito del "progreso" y "desarrollo" sin límites se ha desmoronado y creeemos que hemos de integrar para la causa de la lucha contra el TAV la creciente preocupación por la situación ecológica y las aspiraciones a una transformación profundo de la sociedad. Por todo ello, hacemos un llamamiento a unirse a la manifestación del proximo sábado 10 de junio en Donostia, donde tendrán cabida todas aquellas voluntades y sensiblidades unidas por un objetivo común, la paralización del TAV.

A la vez que animamos igualmente a participar en la Acampada de Urbina para unirnos a la oposición de la población local y seguir extendiendo la lucha contra el TAV desde una perspectiva crítica con el desarrollismo.